ECQUS
Rehabilitación animal

BIENVENIDOS A ECQUS

SERVICIOS Y Terapias

  • Recuperación de animales abandonados
  • Reinserción en hogares de los animales recuperados
  • Cementerio Ecológico en Chacra
  • Fisioterapia
  • Hidroterapia
  • Acupuntura
  • Electroterapia

DONÁ POR MEDIO DE ANTEL

  • $1200908 4080
  • $1500908 4120
  • $2500908 4200

El monto se debitará mensualmente de tu factura de ANTEL

DONÁ CON TARJETA DE CRÉDITO

    HISTORIAS DE ANIMALES

    Él es Federico, hace varios meses lo encontró un señor. Le faltaban dientes, tenía la cola cortada, una de sus orejitas marcadas y heridas infectadas hechas por algún humano.

    La persona que lo encontró lo tuvo por un tiempo, pero Fede se escapó y lo atropelló un auto, por lo cual quedó inválido. En ese momento se convirtió en un interno del hospital de Ecqus.

    A pesar de todo lo que vivió es un animal extremadamente dulce.

    Cuando ingresó ni siquiera ladraba y era muy miedoso. Gracias a la rehabilitación comenzó a integrarse y hoy es otro mimoso más de ECQUS, que te ladra cuando no lo miman.

    Debido a las heridas, demoró un poquito más en andar en su carrito. Me acuerdo la primera vez que ni quería bajar a la calle, y bueno ... hoy es un desfachatado!!! Lo amamos y nos tocó el corazón a todos.

    Díganle “hola” a la viejita de ECQUS, a nuestra Negrita linda. A Negri la trajo una rescatista y la dejó en ECQUS.

    Vivía en el fondo de la casa de una mujer insensible, donde la tenía atada a cadena perpetua, en una casilla sucia, con poco alimento y para colmo, con un tumor de sticker en su vagina, el cual por falta de atención se había abichado.

    La rescatista le pidió la perrita a la señora, quien se la dio sin ningún problema, sin decir ni una palabra.

    Además del tumor de sticker, tiene un tumor en el bazo, por lo cual su cuadro no es sencillo.
    Cada tanto debe someterse a quimioterapia, ya que ese tumor le vuelve. No puede operarse debido a su edad avanzada.

    Los veterinarios calculan que Negri tiene 17 años. Así es como esta viejita linda ya es parte de nuestras vidas.

    Todos queremos a Negri, que es una santa, ni se escucha y cuida su cunita de mimbre como un tesoro.

    Les vamos a contar la historia de Facu, este perrito grandote y especial.

    Un día la dra. Ana Rita Colombo llamó a Andrea Silva diciendo que el plantel de perros había sacado de un domicilio a un perro pitbull cruza con cimarrón porque había mordido al chico de la casa y era muy agresivo. Estaba "detenido" cual delincuente, en la Seccional 12.

    La doctora consultó con Andrea sabía de algún lugar donde alojarlo, ya que si no encontraban una solución (porque llevaba encerrado 15 días en un calabozo) pedirían al juez autorización para sacrificarlo.

    En estos casos nunca decimos que no a un ingreso, y fue así como Facundo llegó a Ecqus.

    Al principio estaba muy agresivo, pero el pobre estaba reaccionando en respuesta a como lo habían tratado hasta el momento: como un animal de alta peligrosidad, siendo ingresado a un calabozo por el plantel de perros con bozal y bastón conductor.

    Princesa: es una hermosa perrita, su edad es difícil de decir pero aproximadamente tenga unos 4 a 6 años.

    Fue ingresada en ECQUS en el año 2009 debido a un traumatismo. Los datos obtenidos de su ficha clínica son: "postración del tren posterior" no tengo datos de radiografías ni de exámenes neurológicos.

    El 3/03/10 recibió acupuntura, no se especificó por cuánto tiempo. Y se le practicó gimnasia en la piscina del hospital.

    No voy a detallarles el examen neurológico practicado, sería muy extenso y no es la finalidad de mi informe, de todas formas si a alguien le interesa me lo hace saber y lo envío con mucho gusto.

    Princesa presenta un buen estado general, sin heridas, muy cuidada, está parapléjica, y su miembro posterior izquierdo es el más comprometido, no logra siquiera ponerse en pie.

    Comencé su tratamiento de rehabilitación tratando a ojos cerrados el cuadro, en realidad si fuese posible una radiografía ayudaría mucho.

    De todas formas estoy trabajando en base a los datos que tengo y se ha logrado ya un aumento de su masa muscular que estaba con gran hipotrofia, y comienzan a aparecer ya reflejos.

    El objetivo es lograr una marcha medular, es una marcha refleja, en estos momentos la ayudo con vitamina b12 inyectable, pero estamos tratando de conseguir medicación (también para otros pacientes).​

    Princesa necesitaría esta vitamina complejo vitamina b12, y de ser posible del laboratorio ion, ya que es el que tiene mayores unidades de la vitamina más importante: la b, en estos casos. Es en comprimidos y debe ingerir uno diariamente.

    Princesa en el Hospital de Animales Ecqus.

    También la ayudaría medicamentos como el old-trans, para todo lo referente a regeneración articular. De todas formas lentamente se ven sus progresos, esperamos poder hacer 2 sesiones semanales para ayudarla más.
    Muchas gracias a todos por ayudarnos y Princesa les envía algunas fotos con todo su cariño.

    Relatada por la rescatista y madrina Evelyn Gurri .

    Esta es Laika, una perrita ingresada de La Teja con gran infección en una pata. Fue amadrinada por una vecina del lugar.

    "Hola Andrea : como lo prometí te escribo de como encontramos a la perrita que ahora nosotros la bautizamos con el nombre de Laika.

    El jueves 7 de abril cuando me iba para el trabajo en el horario de las 9 de la mañana al salir me comentó mi esposo: " mirá lo que hay en la esquina" y yo le dije : "ay Néstor no puede ser!" y cuando llegué al lado le dije a mi esposo está viva y estaba con collar y una cadena larga me miraba.

    No se le veía sangre solo no se movía, entonces le dije “decile a Marta que es la vecina de nosotros a ver qué podemos hacer”.

    Cuando llegué a mi trabajo llamé a mi esposo y me comentó que llamó al muchacho que nos trae la comida para mi perro y le pasó el celular de un veterinario.

    Mi esposo lo llamó y le dijo que nos cobraba $ 400 por ir pero a su vez él nos decía que los gastos podían ser más grandes y que nosotros nos teníamos que hacer cargo de todo y quedarnos con la perra si se salvaba.
    A todo esto, la vecina que anteriormente nombré había conseguido el teléfono de Ecqus. En ese período la perra llegó a la vereda del frente de mi casa sin collar y sin cadena, a alguien le sirvió lo que llevaba pero igual la dejo tirada.

    Cuando eran las 17.30 hs. llegando a mi casa encontré a mi esposo sentado al lado de la perra espantándoles las moscas y cuidando que otra vecina muy asquerosa no le pegara o la corriera de allí.

    Como pudo mi esposo con un tacho con agua y despacito, la fuimos trayendo a mi casa, cruzándola hacia la otra vereda para que cuando viniera el veterinario ya estuviera en nuestro jardín.

    Fue una odisea cruzarla hasta el punto que mi esposo con la perra quedo en el me dio de la calle sentado hasta que ella pudo seguir caminando y tomando agua de a poco. Para ese entonces le habíamos visto sangre seca en la pierna y un pequeño orificio en donde las moscas se querían posar.

    Bueno como verán la historia es larga y eso que estoy tratando de acortarla lo más que puedo. En definitiva cuando llego Alfredo, el veterinario de ECQUS, la perra ya estaba bajo techo en el jardín de casa y eran cerca de las 18.30 hs.

    Cuando la revisó vimos el tremendo agujero que tenía en la ingle que me dio susto. Ahí se la llevaron a internar y pasó internada hasta el día que la fuimos a buscar y ahora está bien gracias a dios y a ustedes.
    Está viva y con nosotros. Te digo la verdad, cuando la fuimos a buscar tenía un poco de miedo porque no sabíamos cómo iba a ser con nosotros ya que las veces que habíamos hablado con Javier o con Silvia nos decían que tenía genio y no se dejaba tocar mucho y las 2 veces que nosotros fuimos nos rezongó.
    Pero fue todo lo contrario. Cuando nos encontramos con ella la subimos al auto y a las pocas cuadras tuvimos que parar porque se nos pasó para adelante.

    Entonces yo me pasé para atrás con ella y la verdad que a partir de ese momento me trajo arrinconada a la puerta del auto la perra encima mío y dándome besos a cada momento.

    Gracias por todo y a todos, al personal y a la dirección del Sanatorio ECQUS!"

    Evelyn Gurri

    Relatada por la Madrina de Beethoven, Rosario Senges.

    Hola. Quiero agradecer por la atención que le brindaron al perrito que denuncié. Sé que está mejor.
    Quisiera que publicaran esto en vuestra página, ya que es un testimonio más de cómo se comportan algunas protectoras de animales. La semana pasada, iba para el trabajo, encontré este animal en la Ciudad Vieja, en muy mal estado.

    Al toque intenté comunicarme con alguna ONG para que le brindaran ayuda. Mary Brown está en Pando, obviamente no pudo asistirlo. Otra para la cual colaboro, me dijo que estaban superpoblados (se entiende).
    Pero cuando les dije que era una emergencia, que había que atenderlo porque estaba como degollado, ensangrentado, sucio y con sarna, me volvieron a repetir lo de la superpoblación.

    ¿No es que ellos atienden los perros de la calle que están accidentados o enfermos? Les dije que yo corría con los gastos obviamente y aún así se negaron a darle asistencia.

    Me dijeron que lo llevara, a lo que les contesté que no tenía vehículo, (un taxi obvio que no lo lleva), respondieron que ellos tampoco, que si yo no podía transportarlo, lo sentían mucho.

    ¿Para qué están si no es para estos casos? Es cierto que es difícil encontrarles un hogar, pero lo primero es lo primero: LA ATENCIÒN MÈDICA ANTE UNA EMERGENCIA.

    Cuando llamé a ECQUS me atendieron. Además de otras tantas cosas, ellos cuentan con un HOSPITAL para estos casos.

    No voy a nombrar esa ONG, con la que he estado colaborando, a la que me he ofrecido como voluntaria y NUNCA me contactaron. No aceptan una opinión, tratan a la gente con soberbia, como si estuvieran tratando con ignorantes y se la dan de mártires en su lucha por el bienestar de los animales. Qué pena.

    ¡GRACIAS ECQUS POR EXISTIR!"
    Rosario Senges

    Lynda es una hermosa, joven (año y medio), dulce y amigable perrita, a quien tuve la suerte de conocer hace poco más de un mes, aunque a través de una terrible desgracia, lamentablemente por causa de unos mal llamados “seres humanos”, esta valiente perrita tuvo que vivir.

    Una noche estando tranquila en casa, escuché un fuertísimo y doloroso aullido que entraba por la ventana de mi apto. en un octavo piso.

    Lamentablemente y con mucha frecuencia temo estas cosas, porque soy consciente de la increíble maldad y crueldad a la cual son sometidos muchísimos animales por el hombre.

    Esa noche mi gran temor se hizo realidad, una vez más. Corrí a la ventana y es ahí cuando se me paraliza el corazón sintiendo una mezcla de profundo dolor y bronca cuando veo una perrita tirada en el túnel del lado en que vienen los coches desde la calle 8 de octubre en dirección al centro de Montevideo.

    Aullando de dolor sin casi poder moverse y mirando hacia arriba del túnel, en donde veo una“hermosa familia“ – una pareja y sus 2 niños chicos – parados al borde del túnel, asomados mirando hacia abajo expectantes de cómo la vida de ese angelito iba a terminar.

    Evidentemente decidieron un día y sin mucha vuelta que ya se habían hartado de “su” perra, o que esta ya no era lo suficientemente divertida, interesante, atractiva como para satisfacer sus egoístas necesidades, y no tuvieron mejor idea que lanzarla desde esa altura dentro del túnel como si fuera una bolsa de basura que se tira dentro del contenedor, con la diferencia claro, que el impacto de la caída desde esa altura difícilmente la dejara con vida.

    De esta forma lograrían librarse de ella sin mayores problemas, ya que si la altura no era suficiente para desnucarla o fracturar su cuerpo en pedacitos, el primer vehículo que a gran velocidad saliera del túnel, acabaría de una forma u otra con su vida.

    Sólo atiné a agarrar una correa y bajé corriendo hacia el túnel con el corazón a mil por hora y un temor enorme de no llegar a tiempo, y que un ómnibus, camión o auto terminaran por destrozar la vida de esta perrita.

    Cuando llegue comenzó la odisea que duró unos 45 minutos, durante los cuales Lynda y yo estuvimos en el túnel.

    Comencé a acercarme despacito hacia ella, que escapando de las ruedas de un ómnibus había logrado arrastrarse hasta la pequeña veredita que hay dentro del túnel, y ahí cayó porque su cuerpito no soportaba ya tanto dolor.

    Al llegar y verla tirada ahí, creí que ya estaba muerta, seguí acercándome hacia ella, y me llené de esperanza al verla levantar su cabecita e intentar moverse.

    Como podrán imaginarse no era una situación para nada fácil. Me preocupaba acercarme a ella y que por miedo intentara arrastrarse o moverse como pudiera al medio del túnel, donde los vehículos con la alta velocidad que llevan al salir del túnel, la atropellaran.

    Por esta razón preferí ser yo quien se acercara hacia ella, acercándome desde el medio de la calle, para que en caso que ella quisiera moverse no fuera hacia la mitad de la calle.

    Obviamente esto tomó más tiempo aun, dado que constantemente tenía que volver a acercarme a la veredita dentro del túnel, ya que los vehículos salían constantemente y a gran velocidad del túnel.

    Finalmente y después de unos cuantos minutos, llegué hacia ella, con el gran dolor que me daba mirarla y verla en esa situación.

    La rodeaba un charco de sangre, que por lo que pude ver al principio venia de su rodilla, y su patita izquierda colgaba prácticamente como una bolsa de papa. Lynda es tan dulce y tan inteligente, que mientras yo me acercaba lentamente y sin nunca antes haberme visto y más aun en ese estado de intenso dolor tanto físico como emocional, por no entender nada lo que pasaban con sus “dueños” a quienes había dado todo su cariño y fidelidad.

    Fue realmente muy difícil trasladarla hacia afuera del túnel, cruzar 8 de octubre para llegar a mi casa sin lastimarla, con su peso y teniendo en cuenta que nunca antes me había visto en su vida.

    Pero ella es una perrita muy luchadora, con mucha fuerza y más que nada con muchas ganas de vivir. Eso sumado a mi determinación por salvarla, a pesar de mis nervios y desesperación por lo que hicieron con este angelito, y de mi dolor al verla en ese estado, le permitieron a "Lynda" seguir hoy entre nosotros.

    Por último, no quiero terminar esta historia sin agradecer enormemente a “ECQUS", a Andrea Silva y a todo su equipo de personas realmente muy profesionales pero ante todo “humano”, quienes no solo atendieron sino que también operaron y cuidaron a "Lynda" durante toda su recuperación.

    Dentro de lo espantoso que vivió esta perrita, considero que fue muy afortunada ya que su peor herida fue una fractura en 3 partes de su fémur izquierdo que si bien le ha llevado 2 meses de recuperación, para todo lo que ella tuvo que vivir, y el gran dolor en su corazón que eso le causó, creo que podría decirse que "Lynda" es una “Iluminada”.

    Por favor, quienes estén de corazón interesados en adoptar esta muñequita y que estén dispuestos a darles mucho amor, cariño y contención, les pido se comuniquen conmigo por celular, sms o via e-mail.
    Para aquellos que quieran conocerla, "Lynda" va a estar por unos días más, terminando su recuperación en el Hospital de ECQUS.

    La pekinesa de Antonella casi muere porque todas las veterinarias de La Teja querían cobrarle un mínimo de $ 3.000 por sacarle la cría muerta que tenía desde hacía 48 hs.

    "Hola soy Antonella tengo 21 años y vivo en La Teja, Montevideo, Uruguay.
    Tuve un problema con mi perrita Kity hace poco menos de dos meses atrás ella quedo de un pequines igual a ella.

    Siempre que quedaba preñada los tenía a los cachorros sin ningún problema pero debido a que ella está muy viejita, quizás fue eso lo que provocó que no pudiera parir.

    El día que estaba pariendo, que fue un lunes a la madrugada, tuvo su primer cachorro normal, y supuse que sólo tendría un solo cachorro.

    Pero el miércoles a la tarde ella seguía muy decaída y no se quería levantar ni comer nada, en un momento se levantó e intentó como pujar y no podía porque ya estaba muy decaída.

    Entonces busqué un guante y la acosté y me fije si tenía algo que no había podido expulsar y tenía un cachorro muerto ya hacía tres días. Intenté sacarlo pero como el cachorro ya estaba muerto, no pude.

    Empecé a llamar a veterinarias que estaban en la guía que me quedaran cerca de mi casa. Llamé a todas las veterinarias de Carlos María Ramírez y todas me dijeron precios diferentes desde $3000 sólo para venir a verla y suministrarle algún remedio y $5000 la operación aparte de los tres mil claro, yo no tenia $8000 para ayudar a mi perra.

    Seguí llamando y ninguna bajaba de $3.000. Estaba desesperada hasta el punto de que en una de esas que llamé y me dijeron que ellos no me podían solucionar nada sin dinero y que tenía que dejar que se muera.
    Ahí mismo me dijeron que podía intentar llamar a una ONG y bueno llamé, ahí fue que di con el hospital ECQUS y Andrea fue la que me ayudó. Sin ella mi perra se hubiera muerto."

    Antonella Lucas

    "Hace unos meses conocí a Tobi, en el Sauce rural. En ese momento su nombre se escribía así; TOBI.
    La primera vez que lo vi, estaba lejos, me acerqué con cuidado y me gritaron: "no lo toques, está con sarna".
    No lo toqué, pero nos miramos y eso fue todo.
    Hablé con sus dueños y me dijeron que lo estaban curando con aceite quemado.
    A la vuelta, consulté en Montevideo y me dieron unas pastillas para la sarna. La semana se las llevé y así comenzó la historia.
    Las pastillas se las daban, parecía que mejoraba, pero cuánto más me interesaba en él, más sus dueños se alejaban.
    Empezaron a decirme que no servía para las tareas del campo, entorpecía la traída de animales, etc.
    Les ofrecí hacerme cargo de la comida, para que no fuera una carga. Lugar tenían para él y muchos perros más. Pero no resultó.
    Es difícil educar, es difícil educar sobre la tenencia responsable. Aunque ayudemos, hay códigos, costumbres arraigadas, difíciles de "domesticar". Hubo un tiempo de idas y vueltas.
    Hasta el día en que él, solito, se me acercó llorando y me miró tenía un agujero en su lomo del tamaño de una manzana, abichado, al igual que su cola.
    Cuando pregunté qué pasó, me respondieron: "este perro no sirve para nada, es una desgracia, es demasiado bueno", hay que sacrificarlo, es lo mejor. Les pedí que me dieran tiempo, me lo llevaba y me hacía cargo.
    Ya no los iba a molestar más. Y así comienza la segunda parte de esta historia...
    Regresé a Montevideo, consulté, averigüé, me informé y conseguí que alguien lo trajera del Sauce. Busqué lugar para el transitorio.
    Haciéndome cargo de sus gastos. Como fuera, me propuse revertir la vida de Tobi. Pasaron unos días mientras se recuperaba y yo buscaba un nuevo hogar para él.
    Aparecieron varios interesados. llamamos, averiguamos, seleccionamos, hasta que surgió un posible adoptante! Lo fui a despedir y a conocer a su nuevo dueño... aparentaba estar contento, saltarín, sin mucha idea de su destino, pero apostando una vez más.
    Llamé al segundo día, y el nuevo dueño, estaba contento, me contó los detalles, los paseos de Tobi con sus hijos, lo guardián que era, sus proyectos con el nuevo integrante de la familia.

    No sé qué pasó, pero al día siguiente Tobi fue devuelto, otra vez rechazado, otra vez por el hombre, ¿amigo?, ¿compañero? ¿Humano?
    Pasaron unos días y Tobi seguía esperando... hasta que apareció un mail, humilde, sereno, generoso, que decía: "siempre quise tener un ovejero, si Toby todavía no fue adoptado, yo lo quiero".
    Y a partir de aquí nace el nuevo TOBI. Nos pusimos en contacto y se coordinó llevarlo a su nuevo hogar, en dónde hoy se encuentra.
    Quiero agradecer profundamente a la gente del Hospital Ecqus, Javier, Andrea, Adriana, Silvia (y perdón si me olvido de alguien), por abrirnos sus puertas y brindarnos su apoyo hasta hoy.
    A Norma, su hija, su familia, qué puedo decirles que no les diga TOBY cada día al despertar.
    VALE LA PENA, SÍ LO VALE.

    Contacto

    INFORMACIÓN DE CONTACTO

    • ecqushospital@gmail.com
    • 093 928 344

    Seguinos en

    ¿Querés se voluntario/a, Madrina, Padrino o mandarnos un mensaje?
    Completá este formulario y nos pondremos en contacto:

    Doná con tarjeta de crédito

    SUBIR